Las fuerzas de ocupación israelíes atacaron a primera hora del jueves a los fieles musulmanes de la mezquita de Al Aqsa de Jerusalén disparando botes de gas lacrimógeno.

Más de 250.000 fieles musulmanes, en su mayoría palestinos, rodearon y llenaron el recinto de Al-Aqsa con motivo de Laylat Al Qadr, la 27ª noche del Ramadán y una noche especial para muchos musulmanes.

Los fieles se congregaron en la mezquita, uno de los lugares más sagrados del Islam, el miércoles por la noche, cerca de la cúpula dorada de la Roca. Los musulmanes creen que el profeta Mahoma ascendió al cielo desde este lugar.

Sin embargo, según fuentes locales, el jueves por la mañana las fuerzas de ocupación israelíes dispararon botes de gas lacrimógeno contra los fieles que se reunían en los patios de la mezquita tras celebrar la noche especial y rezar la oración del Fajr, en un intento de estropear el feliz momento de los fieles y dispersarlos.

Fuente: Qudsnen