Los fieles palestinos realizaron la última oración del viernes del mes sagrado de Ramadán en la mezquita de Al-Aqsa a pesar de las restricciones israelíes, informa la Agencia de Noticias Anadolu.

“160.000 fieles realizaron la cuarta oración del viernes del mes de Ramadán en la mezquita de Al-Aqsa”, declaró a la Agencia Anadolu el jeque Azzam Al Khatib, director general del Departamento de Dotaciones Islámicas de Jerusalén.

Miles de tropas israelíes se desplegaron en Jerusalén Este y en su Ciudad Vieja, cerca de Al-Aqsa.

A primera hora del viernes, estallaron enfrentamientos entre palestinos y fuerzas israelíes dentro de Al-Aqsa. Cuarenta y dos palestinos resultaron heridos, según la Media Luna Roja palestina.

El jueves, las autoridades israelíes negaron el acceso a Al-Aqsa a los palestinos de Cisjordania menores de 40 años.

Durante muchos años, las oraciones en Al-Aqsa han estado restringidas a los residentes de Jerusalén Oriental, las zonas árabes de Israel y un número limitado de palestinos de Cisjordania que obtienen permisos especiales, mientras que a los residentes de la Franja de Gaza se les niega totalmente el acceso.

Al Aqsa es el tercer lugar más sagrado del mundo para los musulmanes. Los judíos llaman a la zona el “Monte del Templo”, alegando que fue el emplazamiento de dos templos judíos en la antigüedad.

Fuente: Middle East Monitor