Unas 230 organizaciones y redes internacionales de derechos humanos han condenado enérgicamente el asesinato por parte de Israel de la reportera de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh.

Fuentes locales informaron de las instituciones firmantes afirmaron que “el hecho de que Israel tomara como objetivo a Abu Akleh, es un acto deliberado y premeditado y una operación de asesinato en toda regla”.

“La mártir Shireen Abu Akleh es una víctima directa del terrorismo organizado por Israel, que se comporta con la mentalidad de las bandas criminales”, subrayaron los firmantes.

La declaración añadió que el asesinato era el resultado de la incitación sistemática contra los periodistas palestinos por parte de la ocupación israelí por su papel profesional en la revelación de la verdad y la denuncia de los crímenes de la ocupación.

Además, criticaron el silencio de la comunidad internacional ante las atrocidades cometidas por las fuerzas israelíes contra los palestinos, afirmando que pone de manifiesto su doble moral.

“Las fuerzas de ocupación israelíes, con su acto atroz, quieren oscurecer la verdad y encubrir sus horrendos crímenes contra los hijos e hijas del pueblo palestino. Además, el régimen, con su atroz acto, quiere asustar e intimidar a los periodistas para impedir que se transmita la verdad al mundo”, dijeron los firmantes.

La declaración también pide la apertura de una investigación internacional “neutral, independiente y transparente” sobre el atentado israelí contra el periodista palestino, bajo la supervisión de la Corte Penal Internacional (CPI).

Los firmantes subrayaron la necesidad de lanzar una campaña internacional por parte del Sindicato de Periodistas Palestinos, la Federación Internacional de Periodistas, las organizaciones no gubernamentales internacionales y las instituciones palestinas de derechos humanos para que los criminales de guerra israelíes rindan cuentas, se impida la impunidad de los autores y se presente un caso legal de derechos humanos ante la CPI para procesar a los líderes y políticos israelíes, que incitan públicamente al asesinato de civiles palestinos, incluidos los periodistas.

Según el canal de noticias qatarí Al Jazeera y el ministerio de Salud palestino, Shireen Abu Akleh recibió un disparo en la cara por parte de las fuerzas israelíes mientras cubría una incursión militar israelí en el campo de refugiados de jenín, a pesar de llevar un chaleco de prensa, a primera hora del miércoles. Fue trasladada al hospital Ibn Sina en estado crítico y poco después se anunció su muerte.

Otro periodista identificado como Ali Asmoadi, que trabaja para el periódico Al-Quds, con sede en Jerusalén, también recibió un disparo en la espalda de una bala real israelí durante la misma incursión, y se encuentra en estado estable.

Fuente: Qudsnen