Naciones Unidas afirmó que la expulsión por parte de Israel de 13 comunidades palestinas en la Cisjordania ocupada para realizar ejercicios militares es “inhumana e ilegal”.

Esto se produjo durante una visita del Coordinador Humanitario de la ONU, Samer Abdel Jaber, a la zona de Masafer Yatta, en el sur de Cisjordania ocupada, para reunirse con los residentes palestinos que corren el riesgo de ser trasladados por la fuerza. Le acompañaron funcionarios de cinco agencias de la ONU y 11 ONG, así como diplomáticos de 24 países, entre ellos Alemania, Dinamarca, Finlandia, Francia, México, Noruega, Países Bajos, Reino Unido y la Unión Europea, que se unieron a Abdel Jaber durante su visita.

“Tras la reciente sentencia judicial sobre Massafer Yatta, pido al gobierno israelí que permita a los residentes permanecer aquí con dignidad”, dijo Abdel Jaber.

“Vivir aquí con seguridad es lo que desean los residentes, como nos han dicho hoy algunos de ellos”, dijo. “Nosotros, la comunidad internacional representada aquí, nos comprometemos a apoyarlos”.

El 4 de mayo, el Tribunal Superior de Justicia de Israel aprobó el desalojo de los palestinos que vivían en Masafer Yatta para hacer sitio a los entrenamientos militares israelíes.

Unas 1.200 personas, entre ellas 580 niños, corren ahora un riesgo inminente de desalojo y desplazamiento forzoso, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

Pueden perder sus hogares, pertenencias, acceso al agua, medios de subsistencia, instalaciones de salud primaria y escuelas, añadió la OCHA de la ONU, declarando: “Esto podría equivaler a un traslado forzoso, una grave violación del derecho internacional humanitario y, por tanto, un crimen de guerra”.

Por su parte, Abdel Jaber subrayó: “como potencia ocupante, la responsabilidad de las autoridades israelíes es proteger a los civiles palestinos”.

Y añadió: “forzar la salida de trece comunidades para hacer sitio a los entrenamientos militares es contradictorio con ese imperativo, y simplemente inhumano e ilegal”.

Por su parte, Nidal Younes, jefe del consejo local de Masafer Yatta, fue informado por la agencia de noticias Anadolu diciendo: “pedimos a la delegación que intervenga urgentemente y presione a la ocupación para impedir la deportación de la población”.

Según las estadísticas de la ONU, Israel ha demolido o expropiado 217 edificios palestinos en Masafer Yatta desde 2011, lo que ha provocado el desplazamiento de 608 palestinos.

Fuente: Monitor de Oriente