El ministro israelí de Seguridad Pública, Omer Bar-Lev, concedió la aprobación definitiva a la llamada “Marcha de las Banderas”, permitiéndole pasar por la Ciudad Vieja de la Jerusalén ocupada, incluida Bab al-Amoud (Puerta de Damasco) el 29 de mayo.

La masiva marcha anual de la derecha, que celebra la ocupación de la parte oriental de Jerusalén en 1967, tiene previsto partir hacia la ciudad de Jerusalén, bajo la total protección de la policía israelí.

El ministerio de Asuntos Exteriores y Expatriados palestino condenó la decisión. En un comunicado, el ministerio consideró la decisión israelí como provocadora, agresiva y parte integrante de la guerra de ocupación abierta contra Jerusalén, sus ciudadanos y sus santidades.

Denunció esta decisión israelí como una extensión de las actuales campañas de escalada israelí que amenazan con arrastrar el conflicto hacia una mayor explosión, que se enmarca en la judaización de Jerusalén y su anexión y como parte de los intentos de abolir cualquier aspecto de la presencia palestina en la Ciudad Santa.

Fuente: Palestine Chronicle