Las fuerzas israelíes tomaron el jueves por la noche las viviendas  de dos familias en Masafer Yatta, al sur de Hebrón, según un activista local.

Rateb Al Jbour dijo que varios vehículos militares irrumpieron en la comunidad de Al Markez, donde los soldados sacaron a la familia de Mahmoud Ali Najjar, compuesta por 12 miembros, de sus viviendas improvisadas al aire libre y finalmente confiscaron las viviendas.

Añadió que las fuerzas israelíes habían arrasado la casa de la familia Najjar el 11 de mayo.

Al Markez es una de las 12 aldeas que componen la Yatta de Masafer, que dependen en gran medida de la ganadería como principal fuente de sustento.

El Tribunal Superior de Israel falló recientemente a favor del desplazamiento forzoso de unos 1.300 palestinos que vivían en doce aldeas o caseríos, lo que supone una de las mayores expulsiones llevadas a cabo por el Estado de Israel en las últimas décadas.

La medida del tribunal supone en la práctica la confiscación de más de 35.000 dunam de tierra, donde han vivido comunidades agrícolas durante generaciones, para consolidar la construcción de asentamientos coloniales en la zona.

Situada en la zona C de Cisjordania, bajo pleno control administrativo y militar israelí, la zona ha sido objeto de repetidas violaciones israelíes por parte de colonos y soldados contra su principal fuente de vida: el ganado.

Desde la década de 1980 ha sido designada como zona militar israelí cerrada para el entrenamiento y, en consecuencia, se la conoce como Zona de Tiro 918.

Las violaciones israelíes contra la zona incluyen la demolición de establos, casas y estructuras residenciales. Israel no concede permisos de construcción a los palestinos de la zona.

Fuente: WAFA