La ciudad de Jerusalén está experimentando un descenso de la población judía en los últimos años, según las estadísticas publicadas con motivo del Día de Jerusalén por el Instituto de Estudios sobre Israel de Jerusalén.

En 2020, el 61% de los residentes de Jerusalén eran de religión judía, mientras que el resto son musulmanes y cristianos palestinos.

Además, alrededor del 25% de la población ultraortodoxa del país vive en Jerusalén.

El informe, basado en cifras de la Oficina Nacional de Estadística de Israel, también señala un aumento de la población palestina, que ahora constituye el 39% de la población de la ciudad.

La tasa de pobreza en Jerusalén sigue siendo elevada, ya que el informe revela que el 58% de los niños vivían por debajo del umbral de pobreza en 2020.

Sin embargo, la brecha en términos de pobreza entre los palestinos y los residentes judíos es particularmente notable: alrededor del 32% de los residentes judíos en Jerusalén viven por debajo del umbral de la pobreza, mientras que la cifra casi se duplica al 61% dentro de la población palestina.

Entre la población ultraortodoxa de Jerusalén, el 45% vive por debajo del umbral de la pobreza, cifra superior a la media de todo Israel: el 41%.