La administración estadounidense hizo un llamado a los funcionarios israelíes para que reconsideren el recorrido de la Marcha de la Bandera, que agrupa a los fanáticos sionistas que se celebrará el próximo domingo en la Ciudad Vieja de Jerusalén ocupada.

El sitio web Ynet informó de que la administración estadounidense hizo un llamamiento a los funcionarios israelíes para que expresaran su preocupación por la controvertida marcha de la bandera de la derecha que tendrá lugar la próxima semana y su recorrido por el barrio musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El ministro israelí de Seguridad Pública, Omer Bar Lev, dio la semana pasada la aprobación definitiva a la llamada “marcha de las banderas”, que está prevista para el aniversario de la ocupación de Jerusalén, marcado el 28 de mayo.

Barlev dijo que la aprobación de la marcha se basó en las recomendaciones de los organismos de seguridad.

Añadió que la ruta aprobada de la marcha incluye el paso por la zona de Bab al-Amud, la Ciudad Vieja y el Muro de Buraq.

A este respecto, la embajada estadounidense ordenó a su personal y a sus familias que no visitaran la Ciudad Vieja desde el jueves hasta el lunes.