Quince demócratas progresistas instaron el martes al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, a enviar el “mensaje diplomático más fuerte posible” para presionar a Israel a fin de que impida el desplazamiento forzoso de más de 1.000 palestinos de los pueblos de Masafer Yatta, en Cisjordania.

La carta, encabezada por la congresista Cori Bush, es la segunda en el lapso de una semana en la que se insta al gobierno de Biden a tomar medidas inmediatas para detener la destrucción de los hogares palestinos en Masafer Yatta.

Varios demócratas progresistas se unieron a Bush en la carta, incluyendo a Andre Carson; Pramila Jayapal; Betty McCollum; Marie Newman; Alexandria Ocasio-Cortez; Ilhan Omar; Mark Pocan; Ayanna Pressley; y la palestino-americana Rashida Tlaib.

“El desplazamiento y la transferencia forzada por parte de Israel de los palestinos en Masafer Yatta sería una grave violación de la Cuarta Convención de Ginebra y equivaldría a un crimen de guerra”, escribieron los legisladores en la carta.

“Si Israel sigue adelante con sus planes de desplazar por la fuerza a los residentes palestinos autóctonos”, escribieron los legisladores.

“El Departamento de Estado y la Embajada de EE.UU. en Israel deberían inmediatamente, de acuerdo con la supervisión y la responsabilidad requeridas por la Ley Leahy y la Ley de Exportación y Control de Armas, enviar observadores para documentar el traslado masivo, incluyendo detalles de las unidades militares involucradas en estas operaciones y el uso de cualquier arma de EE.UU.”.

La Ley Leahy es una legislación que prohíbe la asistencia de Estados Unidos a militares extranjeros sospechosos de cometer “graves violaciones de los derechos humanos”. Según los legisladores, la ley permite a la administración forzar la supervisión y también restringir la expulsión de palestinos por parte de Israel.

Además de los legisladores estadounidenses, la carta fue apoyada por decenas de grupos de la sociedad civil, entre ellos Jewish Voice for Peace Action; Americans for Justice in Palestine Action; IfNotNow; y US Campaign for Palestinian Rights.

“Las palabras huecas de preocupación de la administración Biden no son suficientes”, dijo Beth Miller, directora política de JVP Action. “Los palestinos de Masafer Yatta están bajo la amenaza diaria del ejército israelí, viviendo la aterradora realidad de que sus hogares podrían ser destruidos en un momento, con la financiación del gobierno de Estados Unidos”.

El jueves pasado, 83 legisladores -20 miembros del Senado y 63 de la Cámara de Representantes- enviaron una carta similar en la que condenaban el plan israelí de desplazamiento forzoso de palestinos antes de la visita del presidente estadounidense Joe Biden a “Israel” el mes que viene.

Masafer Yatta es una zona rural del sur de la Cisjordania ocupada, en la que viven más de 1000 palestinos, entre ellos 500 niños. A principios del mes pasado, el Tribunal Supremo de Israel dictaminó que las antiguas aldeas palestinas de Masafer Yatta fueran limpiadas étnicamente de sus habitantes palestinos, en una de las mayores expulsiones forzadas de palestinos desde la Naksa de 1967.

Fuente: Qudsnen