Decenas de colonos extremistas invadieron la mezquita de Al-Aqsa, donde se celebraba la llamada “Fiesta de la Revelación de la Torá”, bajo la protección de la policía de ocupación israelí.

Estas invasiones coinciden con el 55º aniversario de la Naksa en la que Israel ocupó la mezquita de Al-Aqsa y la parte oriental de la ciudad de Jerusalén, que está sometida a continuas violaciones y ataques israelíes, y a las operaciones de judaización y confiscación de sus tierras.

El domingo pasado, la mezquita de Al-Aqsa fue testigo de una serie de violaciones y de amplias incursiones por parte de los colonos y de la policía de ocupación, como la realización de rituales talmúdicos, el izado de la bandera israelí en sus patios y el ataque a los fieles.

Fuente: Days of Palestine