El primer ministro Mohammad Shtayyeh subrayó que la ocupación israelí de Cisjordania, incluido Jerusalén Este, y de la Franja de Gaza no habría durado todo este tiempo si la comunidad internacional no hubiera permanecido en silencio y hubiera hecho responsable a Israel de sus violaciones y crímenes contra el pueblo y las tierras palestinas.

“Esta ocupación no habría continuado si se le hubieran exigido responsabilidades por sus violaciones y si hubiera una voluntad internacional de ponerle fin”, dijo Shtayyeh al comienzo de la reunión semanal del gabinete celebrada en Ramallah. “Hemos pagado muy caro con nuestra sangre, nuestra tierra, nuestro presente y nuestro futuro este silencio, esta tolerancia y esta impunidad”.

Los palestinos conmemoraron ayer el 55º aniversario de la ocupación israelí de Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza después de que Israel lanzara su guerra contra sus vecinos árabes el 5 de junio de 1967.

El primer ministro hizo un llamado a la comunidad internacional para que ponga fin a su política de doble rasero en lo que se refiere a Palestina y adopte las medidas y los pasos necesarios para detener y castigar a la potencia ocupante por sus violaciones, crímenes y vulneraciones flagrantes del derecho internacional y la obligue a poner fin a su ocupación de la tierra del Estado de Palestina.

Fuente: Wafa