Un informe publicado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, afirma que “poner fin a la continua ocupación israelí y a la discriminación de los palestinos es esencial para detener el conflicto y frenar el persistente ciclo de violencia, mientras que una “cultura de la impunidad” alimenta el resentimiento y alimenta las tensiones recurrentes, la inestabilidad y la prolongación del conflicto”.

El documento atribuye toda la responsabilidad del actual estado de agitación en los territorios palestinos a la continua ocupación por parte de Israel y a la discriminación contra los palestinos, calificándolas como “las causas fundamentales de las tensiones recurrentes, la inestabilidad y la prolongación del conflicto en la región, según el primer informe de la nueva Comisión Internacional Independiente de Investigación de las Naciones Unidas sobre el Territorio Palestino Ocupado, incluido Jerusalén Oriental, e Israel, publicado hoy”.

La Comisión también afirmó que la falta de rendición de cuentas por los crímenes inhumanos cometidos contra los palestinos está “alimentando un mayor resentimiento en el pueblo palestino”.

La investigación identificaba los desplazamientos forzosos, las demoliciones, la construcción y expansión de asentamientos, la violencia de los colonos y el bloqueo de Gaza como factores que contribuyen a los ciclos recurrentes de violencia.

“Las conclusiones y recomendaciones relativas a las causas profundas subyacentes se dirigieron de forma abrumadora a Israel, lo que hemos considerado un indicador de la naturaleza asimétrica del conflicto y de la realidad de un Estado que ocupa al otro”, declaró Navanethem Pillay, presidenta de la Comisión.

La Comisión publicó su informe de 18 páginas tras realizar una evaluación de las recomendaciones formuladas por anteriores Comisiones de Investigación y Misiones de Investigación, así como por otros mecanismos de las Naciones Unidas y por sus propias audiencias.

En su informe, la Comisión se centró en las conclusiones y recomendaciones directamente relacionadas con las causas subyacentes de las tensiones recurrentes, la inestabilidad y la prolongación del conflicto. Según su evaluación, no se han aplicado las principales recomendaciones, lo que constituye el núcleo del conflicto. La Comisión identificó varias cuestiones generales que constituyen el núcleo de la mayoría de las recomendaciones, como el incumplimiento por parte de Israel de las leyes y costumbres de la guerra, incluidas las de la ocupación beligerante, las violaciones y abusos de los derechos individuales y colectivos, y la falta de rendición de cuentas.

“Nuestro examen de las conclusiones y recomendaciones de anteriores mecanismos y órganos de la ONU indica claramente que poner fin a la ocupación de Israel, de plena conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad, sigue siendo esencial para detener el persistente ciclo de violencia. Sólo con el fin de la ocupación podrá el mundo comenzar a revertir las injusticias históricas y avanzar hacia la autodeterminación de los pueblos palestinos”, señaló el comisario Miloon Kothari.

El Comisario Chris Sidoti añadió: “Está claro que Israel no tiene intención de poner fin a la ocupación. De hecho, ha establecido políticas claras para garantizar un control permanente total sobre el territorio palestino ocupado. Esto incluye la alteración de la demografía de estos territorios mediante el mantenimiento de un entorno represivo para los palestinos y un entorno favorable para los colonos israelíes. Las políticas y acciones de Israel aumentan la frustración de los palestinos y conducen a un sentimiento de desesperación. Alimentan el ciclo de violencia y la prolongación del conflicto”.

El informe, que se presentará en el 50º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos el 13 de junio de 2022, concluye estableciendo que la Comisión llevará a cabo investigaciones y análisis jurídicos sobre las presuntas violaciones y abusos, y colaborará con los mecanismos judiciales de rendición de cuentas para garantizar la responsabilidad individual, estatal y empresarial. También evaluará cuidadosamente las responsabilidades de terceros Estados y las de los actores privados en las políticas continuas de ocupación.

Fuente: ONU DDHH