Una gran fuerza del ejército de ocupación israelí, acompañada de excavadoras, irrumpió en la zona de Bir Aouneh, en Beit Jala, y demolió la casa de una sola planta perteneciente a la familia de Zarina.

La estructura incluía cuatro apartamentos, con una superficie total de 400 metros cuadrados, con el pretexto de no tener permiso.

Esta es la segunda vez que la ocupación israelí derriba su casa, ya que la primera demolieron su casa de seis plantas en la misma zona.