El jefe de derechos humanos de las Naciones Unidas ha pedido a las autoridades israelíes que abran una investigación penal sobre las circunstancias que rodearon el asesinato de la veterana periodista palestina Shireen Abu Akleh, que murió de un disparo el mes pasado mientras cubría una incursión del ejército israelí en la Cisjordania ocupada, y que hagan rendir cuentas a los autores.

“De acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos, Israel debe investigar y garantizar la adecuada rendición de cuentas por cada caso de muerte y lesiones graves infligidas por las fuerzas israelíes. El clima de impunidad imperante está alimentando más violencia y violaciones”, dijo Michelle Bachelet durante su discurso de apertura de la sesión de verano del organismo con sede en Ginebra el lunes.

“Los niveles ya crónicamente altos de asesinatos y lesiones de palestinos, incluidos niños, por parte de las fuerzas israelíes en el territorio palestino ocupado, han continuado en los primeros seis meses de 2022”, señaló la ex presidenta de Chile.

El domingo, el diario estadounidense Washington Post publicó un artículo de investigación sobre el asesinato de Abu Akleh, una reconocida reportera de la cadena de noticias de televisión Al Jazeera, con sede en Qatar y en lengua árabe, en el que afirmaba que un soldado israelí la había matado el 11 de mayo en la ciudad ocupada de Cisjordania, Jenin.

Citó múltiples entrevistas con testigos presenciales y examinó una serie de vídeos, incluidos vídeos en directo transmitidos en el momento del tiroteo, así como análisis de audio.

“The Washington Post examinó más de cinco docenas de vídeos, publicaciones en las redes sociales y fotos del suceso, realizó dos inspecciones físicas de la zona y encargó dos análisis acústicos independientes de los disparos”, dijo The Post.

“Esa revisión sugiere que un soldado israelí en el convoy probablemente disparó y mató a Abu Akleh”, revelaron Sarah Cahlan, Meg Kelly y Steve Hendrix, quienes dirigieron y escribieron la investigación.

El Washington Post continuó refutando las afirmaciones israelíes de que hubo un intercambio de disparos entre las fuerzas israelíes y los pistoleros palestinos en el momento en que Abu Akleh fue asesinado, o que un pistolero estaba entre los periodistas cuando un soldado abrió fuego en su dirección.

“Estábamos muy seguros de que no había palestinos armados, y de que no había intercambio de disparos ni enfrentamientos con los israelíes”, dijo el periódico citando a Ali Samoudi, un periodista palestino que acompañaba a Abu Akleh.

“Hubo una calma total, no hubo ningún disparo”, subrayó Samoudi.

Associated Press también ha llevado a cabo una reconstrucción del asesinato de Abu Akleh, y ha informado de que sus conclusiones dan “apoyo a las afirmaciones tanto de las autoridades palestinas como de los colegas de Abu Akleh de que la bala que la cortó provino de un arma israelí”.

Han aumentado los llamamientos en todo el mundo y en Estados Unidos para que se lleve a cabo una investigación independiente sobre el asesinato de Abu Akleh.

Más de 50 legisladores estadounidenses firmaron el mes pasado una carta en la que pedían al FBI y al Departamento de Estado que intervinieran y dirigieran una investigación.

La semana pasada, el senador republicano Mitt Romney, junto con su colega demócrata, el senador Jon Ossoff, pidió al gobierno de Biden que realizara “una investigación completa y transparente” sobre el asesinato.

Al Jazeera también ha remitido el caso a la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya, y ha prometido llevar a los asesinos ante la justicia a través de todas las plataformas legales internacionales.

Fuente: Days of Palestine