Con motivo del 15º aniversario del bloqueo israelí a la Franja de Gaza, Human Rights Watch (HRW) describió ese territorio palestino como una “prisión al aire libre” que forma parte de los “crímenes contra la humanidad de apartheid y persecución” de Israel.

“Las amplias restricciones impuestas por Israel para salir de Gaza privan a sus más de dos millones de residentes de oportunidades para mejorar sus vidas”, señaló HRW en un informe publicado el lunes con motivo del 15º aniversario del asedio israelí al enclave costero.

“Israel debería poner fin a su prohibición generalizada de viajar para los residentes de Gaza y permitir la libre circulación de personas hacia y desde Gaza, sujeta, como mucho, a un control individual, y a registros físicos por motivos de seguridad”, señaló Omar Shakir, director de “Israel” y Palestina de Human Rights Watch.

“Desde 2007, las autoridades israelíes, con escasas excepciones, han prohibido a los palestinos salir por Erez, el paso de pasajeros de Gaza a Israel, a través del cual pueden llegar a Cisjordania y viajar al extranjero vía Jordania. Israel también impide a las autoridades palestinas explotar un aeropuerto o un puerto marítimo en Gaza. Las autoridades israelíes también restringen fuertemente la entrada y salida de mercancías”, añade el informe.

“Las autoridades israelíes han dicho que quieren reducir al mínimo los viajes entre Gaza y Cisjordania para evitar la exportación de “una red terrorista humana” de Gaza a Cisjordania, que tiene una frontera porosa con Israel y donde viven cientos de miles de colonos israelíes.”

“La política de cierre de Israel bloquea a la mayoría de los residentes de Gaza para que no vayan a Cisjordania, impidiendo que profesionales, artistas, atletas, estudiantes y otros busquen oportunidades dentro de Palestina y que viajen al extranjero a través de Israel, restringiendo sus derechos al trabajo y a la educación.”

Esta política ha reducido los viajes a una fracción de lo que eran hace dos décadas, añadió el HRW.

“Después de 55 años de ocupación y 15 años de cierre en Gaza sin fin a la vista, Israel debería respetar plenamente los derechos humanos de los palestinos, utilizando como referencia los derechos que concede a los ciudadanos israelíes.”

“La mayoría de los palestinos que crecieron en Gaza bajo este cierre nunca han salido de la Franja de Gaza de 40 por 11 kilómetros”.

“Durante los últimos 25 años, Israel ha restringido cada vez más la circulación de los residentes de Gaza. Desde junio de 2007, cuando Hamás arrebató el control de Gaza a la Autoridad Palestina (AP) dirigida por Fatah, Gaza ha estado cerrada en su mayor parte”, añadió HRW.

La mayor organización de derechos humanos con sede en Estados Unidos señaló también que durante el asedio israelí y “debido a las restricciones de Israel, el paso de Rafah en Egipto se ha convertido en la principal salida al exterior de los residentes de Gaza”.

HRW subrayó que “Israel debe poner fin a la prohibición generalizada de viajar hacia y desde Gaza, y permitir la libertad de movimiento sujeta, como mucho, a controles individuales por motivos de seguridad”.

A su vez pidió a Egipto también disminuir sus restricciones impuestas. “Egipto debe poner fin a sus políticas restrictivas, incluidos los retrasos y el maltrato a los viajeros, que magnifican los efectos de la política de cierre de Israel”.

“El cierre de Gaza impide que personas con talento y profesionales, con mucho que aportar a su sociedad, busquen oportunidades que la gente de otros lugares da por sentadas”, dijo Shakir.

“Prohibir a los palestinos de Gaza moverse libremente dentro de su patria atrofia las vidas y subraya la cruel realidad del apartheid y la persecución para millones de palestinos”.

HRW concluyó que “Israel tiene la obligación de respetar los derechos humanos de los palestinos que viven en Gaza, incluido su derecho a la libertad de movimiento en todo el territorio palestino ocupado y en el extranjero, que afecta tanto al derecho a salir de un país como al derecho a entrar en su propio país.”

“Israel también está obligado a respetar los derechos de los palestinos para los que la libertad de movimiento es una condición previa, por ejemplo los derechos a la educación, al trabajo y a la salud.”

“El Comité de Derechos Humanos de la ONU ha dicho que, aunque los Estados pueden restringir la libertad de circulación por razones de seguridad o para proteger la salud pública, el orden público y los derechos de los demás, cualquier restricción de este tipo debe ser proporcional y “las restricciones no deben perjudicar la esencia del derecho; la relación entre el derecho y la restricción, entre la norma y la excepción, no debe invertirse.”

Tras 55 años de ocupación y 15 años de cierre en Gaza sin que se vislumbre el final, HRW dijo que “Israel” debe respetar plenamente los derechos humanos de los palestinos, utilizando como “punto de referencia los derechos que concede a los ciudadanos israelíes.”

“Israel debería abandonar un enfoque que prohíbe la circulación en ausencia de circunstancias humanitarias individuales excepcionales que defina, en favor de un enfoque que permita la libre circulación en ausencia de circunstancias de seguridad individuales excepcionales.”

Fuente: Qudsnen