Al Jazeera publicó una imagen de la bala que mató a la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh el mes pasado, que según expertos balísticos y forenses concluyeron que la bala de punta verde estaba diseñada para perforar blindajes y se utiliza en un rifle M4.

“La bala fue analizada mediante modelos 3D y, según los expertos, era de un calibre de 5,56 mm, el mismo que utilizan las fuerzas israelíes. El proyectil fue diseñado y fabricado en Estados Unidos”, dijeron los expertos.

Los resultados del informe inicial de medicina forense indicaron que la causa directa de la muerte fue una lesión cerebral tras el impacto de una bala de alta velocidad.

La bala penetró en el cráneo causando un orificio de entrada y luego salió de la cavidad, causando otra herida. A continuación, la bala golpeó la cara interna del casco protector, rebotó y se alojó en los tejidos dañados del interior del cráneo.

El periódico israelí Haaretz informó de que la investigación del ejército israelí demostró que Abu Akleh estaba de pie a 150 metros de las fuerzas israelíes cuando le dispararon y la mataron.

Según el periódico, los soldados israelíes de la Unidad 217, a menudo llamada Duvdevan, estaban presentes durante la muerte de Abu Akleh y dispararon algunos tiros.

Israel asesinó a la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh el 11 de mayo, mientras cubría el asalto del ejército de ocupación al campo de refugiados de Yenín. La periodista, de 51 años, llevaba un chaleco antibalas en el que se podía leer claramente la palabra “Press” y llevaba un casco, pero aun así recibió un disparo en la cabeza por parte de un francotirador israelí. Sus colegas también recibieron disparos cuando intentaban rescatarla.

Los portadores del féretro también fueron golpeados con porras mientras la policía israelí reprimía el cortejo fúnebre en su recorrido por la Jerusalén Oriental ocupada.

Fuente: Palestine Chronicle