Más de 600 detenidos administrativos palestinos en prisiones israelíes han estado boicoteando los Tribunales Militares israelíes durante 173 días consecutivos en protesta por la detención administrativa de Israel sin cargos ni juicio.

Los grupos de defensa de los presos palestinos dijeron que los detenidos palestinos han estado boicoteando los tribunales militares israelíes desde el 1 de enero de 2022. El boicot incluye las audiencias iniciales para confirmar la orden de detención administrativa, así como las audiencias de apelación y las sesiones posteriores en el Tribunal Supremo.

Bajo el lema “Nuestra decisión es la libertad… no a la detención administrativa”, los detenidos dijeron que su medida es una continuación de los esfuerzos palestinos de larga data “para poner fin a la injusta detención administrativa”.

Señalaron que el uso de esta política por parte de Israel se ha ampliado en los últimos años para incluir a mujeres, niños y ancianos.

“Los tribunales militares israelíes son un aspecto importante para la ocupación en su sistema de opresión”, dijeron los detenidos, describiendo los tribunales como una “herramienta bárbara y racista que ha consumido cientos de años de la vida de nuestro pueblo bajo la bandera de la detención administrativa, a través de tribunales nominales y ficticios, cuyos resultados están predeterminados por el comandante militar de la región”.

Desde marzo de 2002, el número de palestinos en detención administrativa nunca ha bajado de 100. Sólo en 2015, “Israel” emitió 1248 órdenes de detención administrativa.

Hasta mayo de 2022, había casi 4.700 detenidos palestinos, incluidas 32 mujeres detenidas y unos 170 menores, en las cárceles de ocupación israelíes. De ellos, unos 640 detenidos, entre ellos dos mujeres y un niño, están bajo detención administrativa sin cargos ni juicio.

Israel emitió 1.114 órdenes de detención administrativa en 2020. En 2021, emitió 1.595 órdenes de detención administrativa.

En enero y febrero, Israel dictó 203 órdenes de detención administrativa contra palestinos. Sin embargo, en marzo, emitió 195 órdenes de detención administrativa. En abril, sin embargo, emitió al menos 154 órdenes de detención administrativa contra palestinos; 68 de ellas eran nuevas, mientras que las otras 86 eran renovaciones.

Sólo en mayo, la ocupación israelí emitió al menos 157 órdenes administrativas, de las cuales 82 eran nuevas y 75 eran prórrogas.

La directora de la Asociación de Apoyo a los Prisioneros y Derechos Humanos Addameer, la abogada Sahar Francis, declaró que “las autoridades de la ocupación no están respetando las limitaciones que el derecho internacional ha establecido para la imposición de detenciones administrativas y se están haciendo de forma arbitraria, algo que es un crimen de guerra según las leyes de la ocupación”.

Según Francis, la decisión de boicotear el sistema judicial se tomó después de que se hicieran muchos esfuerzos para luchar contra la política de detenciones administrativas, incluidas las huelgas de hambre protagonizadas por algunos presos en los últimos meses.

El jefe de la Comisión de Asuntos de los Detenidos, Qadri Abu Baker, también confirmó la importancia de apoyar a los detenidos administrativos en su lucha, representada en el boicot a los tribunales militares de la ocupación.

También declaró que la política de detención administrativa se ha practicado cada vez más contra los palestinos, donde depende de juicios simulados y basados en “expedientes confidenciales” sin tener en cuenta las normas de los juicios justos, y se impide al detenido y a su abogado conocer la causa de la detención.

Fuente: Qudsnen