Las autoridades de ocupación israelíes han demolido hoy por 204ª vez la aldea árabe de Al Araqeeb, situada en la región del Neguev.

Aziz Al Turi, miembro del Comité para la Defensa de Al Araqeeb, dijo que las autoridades israelíes “asaltaron la aldea de Al-Araqeeb y demolieron sus casas por 204ª vez”.

La última vez que las autoridades israelíes demolieron las casas fue a finales del mes pasado.

Las casas de Al Araqeeb están construidas con madera, plástico y hierro corrugado, y están habitadas por 22 familias, según Anadolu.

Las autoridades israelíes demolieron el pueblo por primera vez en julio de 2010, y desde entonces ha sido demolido cada vez que los residentes lo reconstruyen.

Situado en el desierto del Neguev (Naqab), el pueblo es uno de los 51 pueblos palestinos “no reconocidos” de la zona. Es constantemente objeto de demolición ante los planes de judaizar el Néguev mediante la construcción de viviendas para nuevas comunidades judías. Las excavadoras israelíes -por las que se acusa a los beduinos- han demolido desde los árboles hasta los depósitos de agua.

En un informe, la ONG israelí Zochrot dijo que Al Araqeeb se construyó por primera vez bajo el dominio otomano en tierras compradas por los residentes. La organización afirmó que las autoridades están trabajando para expulsar a los residentes de la aldea, con el objetivo de controlar sus tierras, y señaló que Israel no reconoce a decenas de otras aldeas de la región del Néguev y se niega a proporcionarles servicios.

Los beduinos del Neguev deben cumplir las mismas leyes que los ciudadanos judíos israelíes. Pagan impuestos pero no disfrutan de los mismos derechos y servicios que los judíos en Israel. El Estado se ha negado repetidamente a conectar los pueblos a la red nacional, al suministro de agua y a otros servicios vitales.

Las autoridades israelíes pretenden hacerse con el control de las tierras y expulsar a sus residentes, y docenas de pueblos y comunidades beduinas se enfrentan a la misma amenaza en la zona del Neguev, según Zochrot.

Fuente: Middle East Monitor