El Gobierno de Palestina denunció una escalada de violencia israelí en los territorios ocupados y su negación a establecer un proceso de paz, de acuerdo con reportes de prensa.

A través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores Palestina emplaza a Tel Aviv y le acusa de hacer todo lo contrario, en medio de maniobras y acciones militares como solución a sus intereses.

El documento expuesto ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), expresa que el verdadero objetivo de Israel es aumentar la violencia para colonizar física, ideológica y religiosamente a la nación vecina, para judaizarla.

Ante hechos como este, el Gobierno palestino instó al Consejo de Seguridad de la ONU a eliminar el doble rasero con que mide los conflictos internacionales.

Según cifras del Ministerio de Salud de Palestina, al menos 175 palestinos han muerto en lo que va de año por la violencia israelí, 124 en Cisjordania y 51 en la franja de Gaza. De ellos, 41 eran menores de edad.