El nuevo ministro de Seguridad Nacional de Israel, el ultraderechista Itamar Ben-Gvir, ha dado instrucciones a la policía para que retire las banderas palestinas de los espacios públicos, calificando el símbolo nacional palestino de acto de “terrorismo”.

La legislación israelí no prohíbe las banderas palestinas, pero la policía y los soldados tienen derecho a retirarlas cuando consideren que suponen una amenaza para el orden público.

La directiva del domingo de Ben-Gvir, que dirige el partido ultranacionalista Poder Judío en el nuevo gobierno de extrema derecha de Benjamín Netanyahu y, como ministro de Seguridad Nacional, supervisa a la policía, parece señalar una actitud de línea dura e intransigente hacia las expresiones palestinas de identidad y libertad de expresión y las manifestaciones propalestinas.

En la práctica, las autoridades israelíes llevan mucho tiempo reprimiendo la exhibición de la bandera palestina en Israel, y los palestinos consideran que estas medidas son un intento de suprimir la identidad palestina.

Las órdenes de Ben-Gvir se produjeron tras una multitudinaria protesta antigubernamental celebrada el sábado en Tel Aviv, en la que algunos manifestantes ondearon la bandera palestina.

Los manifestantes tacharon de “fascista” al recién investido gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu y abogaron por la igualdad y la coexistencia entre palestinos e israelíes.

En Twitter, Netanyahu dijo el domingo que la presencia de la bandera palestina en la protesta de Tel Aviv era una “incitación salvaje”.

La directiva de Ben-Gvir se produce también tras la liberación la semana pasada de un preso palestino condenado por el secuestro y asesinato de un soldado israelí en 1983, que ondeó una bandera palestina mientras recibía una bienvenida de héroe en su pueblo del norte de Israel.

Ben-Gvir, en un comunicado, dijo que ondear la bandera palestina es un acto de apoyo al “terrorismo”.

“No puede ser que los infractores de la ley ondeen banderas terroristas, inciten y fomenten el terrorismo, por lo que ordené retirar del espacio público las banderas que apoyan el terrorismo y poner fin a la incitación contra Israel”, declaró Ben-Gvir.

Los ciudadanos palestinos de Israel representan aproximadamente una quinta parte de la población y la mayoría son descendientes de palestinos que permanecieron en el Estado tras su formación en 1948, un acontecimiento conocido por los palestinos como la Nakba, o catástrofe.

La mayoría de la población de la Palestina histórica anterior a 1948 eran palestinos.

Durante mucho tiempo han debatido su lugar en la política de Israel, equilibrando su herencia palestina con su ciudadanía israelí, y la gran mayoría se identifica como o con los palestinos.

Muchos palestinos, tanto en Israel como en los territorios ocupados, temen la política del nuevo gobierno hacia ellos, dada la fuerte presencia en su seno de grupos de colonos de extrema derecha, en particular Ben-Gvir, condenado anteriormente por incitar al racismo contra los árabes.

En algunas de sus primeras medidas de los últimos días, el gobierno israelí anuló el domingo el permiso de viaje del ministro palestino de Asuntos Exteriores, Riad al Malki, y el viernes decidió retener 39 millones de dólares en ingresos de la Autoridad Palestina.

Estas decisiones forman parte de un esfuerzo por penalizar a los palestinos por pedir a la Corte Internacional de Justicia que se pronuncie sobre la ocupación israelí, ilegal según el derecho internacional.