El Parlamento israelí, la Knesset, aprobó anoche una prórroga de la normativa de emergencia que impone la ley israelí a los asentamientos en Cisjordania ocupada y otorga a los colonos plenos derechos como ciudadanos del Estado de ocupación.

El proyecto de ley fue apoyado por 58 miembros de la Knesset de la coalición y la oposición, con el voto en contra de 13 miembros, y fue remitido a la Comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores y Defensa para prepararlo para su segunda y tercera lecturas.

El gobierno Bennett-Lapid no logró aprobar esta ley el año pasado debido a las deserciones y a la negativa de la oposición de entonces, encabezada por el actual primer ministro Benjamin Netanyahu, a apoyarla. La intención de Netanyahu era poner en aprietos al gobierno de entonces.

En el último esfuerzo, dos partidos de la oposición, Yesh Atid, dirigido por Yair Lapid, y el Campamento Nacional, dirigido por Benny Gantz, apoyaron la prórroga. Los diputados árabes y el Partido Laborista, que apoyaron el proyecto de ley racista el año pasado, se opusieron.

Los medios de comunicación israelíes citaron hoy a fuentes del Partido Laborista diciendo que el partido votó en contra del proyecto de ley porque, “a diferencia de los gobiernos anteriores, que entendieron que se trataba de un acuerdo temporal en el camino hacia una solución política, dada la composición del gobierno actual, donde la Administración Civil está subordinada al control de el ministro de Finanzas Bezalel Smotrich, se trata de regulaciones para la anexión que se oponen al sionismo.”

El ministro de Justicia, Yariv Levin, dijo al presentar el proyecto de ley: “La votación pone de manifiesto la diferencia con el gobierno anterior, que contaba con el apoyo de al menos un partido que quería perjudicar la empresa de los asentamientos. Las cosas son diferentes con este gobierno; hemos restaurado nuestra creencia de que tenemos derecho a la totalidad de la Tierra de Israel, y reforzaremos los asentamientos una vez más.”

Gideon Sa’ar MK (Unidad Nacional) dijo que: “La oposición se equivocó en junio cuando actuó en contra del interés nacional y tumbó este proyecto de ley… Somos una oposición al gobierno, pero no en oposición al Estado y sus intereses vitales.”

Este proyecto de ley de apartheid se conoce oficialmente como “Reglamento de Emergencia (Judea y Samaria-Adjudicación de Delitos y Asistencia Jurídica)”, en referencia a los territorios palestinos ocupados desde 1967. Pretende determinar la relación entre los colonos judíos ilegales de Cisjordania ocupada, como ciudadanos israelíes que viven fuera de Israel, y las instituciones gubernamentales de Israel. Israel, por supuesto, nunca ha declarado dónde están sus fronteras; tal ambigüedad ayuda a su colonización de la Palestina ocupada.

La ley otorgará poderes a los tribunales israelíes para juzgar a los colonos que cometan delitos en los Territorios Palestinos Ocupados. También permite a las autoridades de ocupación israelíes imponer sanciones a los palestinos en los territorios ocupados desde 1967 y detenerlos. Una vez detenidos, los palestinos también serán encarcelados dentro de Israel, en una clara violación del derecho internacional que lleva ocurriendo sobre el terreno desde hace muchos años. Los palestinos que viven bajo ocupación ya se enfrentan a ser juzgados en tribunales militares.