Las autoridades de ocupación israelíes continúan arrasando las tierras de propiedad palestina del barrio de Wadi Al-Rababa en la ciudad de Silwan, al sur de la mezquita de Al-Aqsa.

Fuentes  locales informaron de que las fuerzas de ocupación israelíes acompañadas de excavadoras militares invadieron el barrio de Wadi Al-Rababa y arrasaron sus tierras en un paso preparatorio para llevarlo a cabo bajo el pretexto de “trabajos de jardinería”.

En el mismo contexto, la ocupación israelí planea establecer una base para el tren aéreo judaizante en Wadi Rababa, un puente colgante entre sus dos orillas, jardines bíblicos y una instalación adicional para succionar pozos de agua de Silwan.

Las autoridades de ocupación israelíes intentan controlar los terrenos baldíos en las inmediaciones de la mezquita Al-Aqsa plantando tumbas falsas en las tierras de propiedad palestina de Wadi Al-Rababa, Wadi Hilweh, Al-Saloudha en Silwan y Ras Al-Amud.

Durante años, las asociaciones israelíes de asentamientos se han dedicado a colocar tumbas falsas en muchas zonas de la ciudad de Silwan, alegando que eran tumbas de judíos y que se están rehabilitando. Las autoridades de ocupación israelíes han colocado más de 50 tumbas falsas al norte de la ciudad de Silwan.

Los datos de los jerosolimitanos muestran que los jardines bíblicos y los falsos cementerios establecidos por la ocupación israelí en la Jerusalén ocupada controlan ahora más de 5.000 dunums de las tierras de la ciudad ocupada.

Wadi Al-Rababa es objeto de un feroz ataque israelí que incluye su invasión y confiscación con el pretexto de “trabajos de jardinería”, además de arrancar decenas de árboles y agredir a los residentes palestinos del barrio.