Las autoridades de ocupación israelíes emitieron una orden de demolición contra la casa de la familia Al-Rishq en el barrio de Al-Bustan en la ciudad de Silwan en Jerusalén.

Las autoridades israelíes habían rechazado anteriormente los planes de ingeniería del barrio de Al-Bustan, en Silwan, como paso previo a la creación de un jardín público.

En consecuencia, 300 casas palestinas de los barrios de Batn al-Hawa y Sheikh Jarrah corren peligro de demolición.

En 2022, las fuerzas israelíes llevaron a cabo 306 demoliciones y operaciones de arrasamiento en la Jerusalén ocupada.

También se emitieron más de 220 órdenes de demolición durante el mismo periodo.