Colonos extremistas israelíes irrumpieron en la entrada de Khallet Makhoul, en el Valle del Jordán provocando a los ciudadanos palestinos y acosándolos para intentar desplazarlos de sus tierras.

En los últimos años, los colonos israelíes construyeron un puesto de pastoreo cerca de la zona. Desde entonces, han perseguido a los pastores palestinos y los han atacado sistemáticamente a ellos y a sus ovejas.

Desde 1967, las fuerzas de ocupación y los colonos israelíes llevan a cabo ataques feroces y sistemáticos contra el valle del Jordán. Actualmente, hasta 21 asentamientos y puestos de avanzada israelíes están construidos en las tierras de propiedad palestina del valle del Jordán.