Un Comité Especial de las Naciones Unidas ha declarado que ha recibido cada vez más pruebas de “las leyes, políticas y prácticas discriminatorias e inhumanas de Israel que violan la dignidad humana de los palestinos en todos los sentidos”, afirmando que dichas prácticas equivalen a un “apartheid”.

El Comité Especial de las Naciones Unidas encargado de investigar las prácticas israelíes que afecten a los derechos humanos del pueblo palestino y otros habitantes árabes de los territorios ocupados llevó a cabo su misión anual en Ammán (Jordania) del 4 al 7 de julio de 2022.

El Comité Especial de las Naciones Unidas fue creado por la Asamblea General de la ONU en diciembre de 1968 para examinar la situación de los derechos humanos en el Golán sirio ocupado, Cisjordania, incluida la parte oriental de la Jerusalén ocupada y la Franja de Gaza.

Durante la misión de cuatro días, el Comité Especial se reunió con altos funcionarios del gobierno palestino, organizaciones de la ONU y representantes de organizaciones de la sociedad civil de los territorios palestinos ocupados y del Golán sirio ocupado. Además, el Comité Especial visitó la sede de la UNRWA, el campo de refugiados de Marka e interactuó con los refugiados palestinos.

El Comité señaló que lamenta que “Israel” no haya respondido a su solicitud de consultas con las autoridades de ocupación israelíes ni de acceso a “Israel”, al territorio palestino ocupado y al Golán sirio ocupado.

“La persistente negativa de Israel a comprometerse con los mecanismos de la ONU refleja la falta de responsabilidad por la conducta israelí en el territorio palestino ocupado, que fue señalada a la atención del Comité Especial a lo largo de la misión”, dijo el Comité en una declaración de fin de misión publicada el 15 de julio.

“La prolongada ocupación y la arraigada cultura de la impunidad socavan gravemente la perspectiva de que palestinos e israelíes disfruten de los derechos humanos en igualdad de condiciones y convivan en paz y dignidad”.

El Comité Especial dijo que la visita tuvo lugar en un contexto de aumento de la violencia de los colonos y de las fuerzas de ocupación israelíes contra los palestinos, de detenciones y encarcelamientos arbitrarios y de restricciones a la libertad de expresión y de circulación, así como de una cultura de impunidad cada vez más arraigada.

Fuente: Qudsnen