El bosque de Umm Al Rihan está formado por una serie de densos bosques, cuya extensión se estima en unas 6000 hectáreas, que rodean la ciudad de Jenín, es de propiedad estatal y es uno de los candidatos, junto a otros monumentos naturales a la lista de Patrimonio de la Humanidad.

Esta región, cuenta con un sistema medioambiental que se asemeja al bosque marino mediterráneo, ya que se encuentra dentro de la región semicostal. La característica más importante es que es una vía y una parada obligada para las aves migratorias que viajan desde la región costeña hacia la depresión interior.

Las aves más importantes que pasan por la zona son especies amenazadas o en peligro de extinción en toda o gran parte de su área de distribución en Medio Oriente, como el cernícalo primilla, el ratonero común o el alimoche.

Además de otras especies de fauna que se sabe que están en peligro de extinción, como los lobos y los zorros rojos.

Umm Al Rihan es una reserva de diversidad vegetal, que contiene principalmente las especies silvestres originales de cebada y trigo, además de la mayoría de las especies silvestres originales de los árboles frutales.

La abundancia de la flora y la fauna endémicas, incluidas las especies amenazadas y en peligro, en la zona de Umm Al Rihan hace de este sitio uno de los últimos bosques mediterráneos espontáneos de Oriente Medio. Por lo tanto, se propone que el sitio represente un caso de conservación e investigación in situ del ecosistema forestal terrestre de la cuenca mediterránea oriental.

Las plantas autóctonas que existen en la zona del bosque de Umm Al Rihan crean un hábitat especial que mantiene diversas especies de fauna, convirtiéndose en una zona que es importante para la biodiversidad mundial.