Las fuerzas de ocupación israelíes asaltaron el domingo las celdas de los presos palestinos en la sección 12 de la prisión israelí de Ofer, en la Cisjordania ocupada, informó el Club de Presos Palestinos.

El Club de Prisioneros dijo que aún no hay información sobre la redada o si hay víctimas.

La redada se produjo después de que las autoridades penitenciarias israelíes encontraran teléfonos móviles de contrabando en las celdas de los presos palestinos en Ofer, informó el Club. El Servicio Penitenciario Israelí (SPI) suele utilizar este tipo de incidentes como pretexto para llevar a cabo registros punitivos y violentos.

Desde hace varios años, los presos palestinos exigen la instalación de teléfonos públicos en la cárcel para comunicarse con sus familias en el exterior.

Los teléfonos públicos fueron una demanda clave en la huelga de hambre masiva de los presos palestinos de 2017, que duró 40 días, pero no se logró un acuerdo con las autoridades de ocupación israelíes.

La misma reivindicación se planteó de nuevo durante la huelga de hambre de ocho días de 209, cuando las autoridades israelíes acordaron, por primera vez, instalar teléfonos para los presos palestinos. Sin embargo, los teléfonos nunca se instalaron.

Mientras tanto, los medios de comunicación palestinos informaron de que el líder de los presos palestinos y el disidente de la prisión de Gilboa, Zakariyah Zubeidi, podría haber iniciado una nueva huelga de hambre para protestar por su aislamiento.

El Club de Prisioneros no ha confirmado aún si Zakariyah ha iniciado una nueva huelga de hambre. Sin embargo, Zakariyah y los demás miembros de la fuga de la prisión de Gilboa están aislados y son trasladados constantemente entre prisiones, lo que constituye una forma de castigo.

A principios de julio, el Alto Comisionado Palestino para los Asuntos de los Prisioneros informó de que otro preso, que también participó en la fuga de la prisión de Gilboa el pasado mes de septiembre, Yaacoub Qaderi, estaba siendo sometido a exámenes médicos por un tumor que se le diagnosticó en la glándula tiroides para determinar si tiene cáncer.

En la actualidad, más de 4.650 palestinos están recluidos en cárceles israelíes, entre ellos 30 mujeres, 280 niños y 650 detenidos sin cargos en virtud del sistema de “detención administrativa”, según grupos de derechos humanos.