La Gobernación de Jerusalén emitió un informe sobre las violaciones de la ocupación israelí en la capital ocupada durante el mes de julio, en el que resumió el total de violaciones de la ocupación, que abarcaban la continua profanación de la santidad y la soberanía de la mezquita de Al Aqsa mediante el asalto de (3.288) colonos.

En su informe, la gobernación indicó que las autoridades de ocupación israelíes revocaron las licencias de 6 escuelas en Jerusalén, que son: (Escuela Ibrahimi en el barrio de Al-Sawwana, y las Escuelas Al-Iman con todas sus sucursales en Beitwhichina) que incluyen en sus clases a más de 2.000 estudiantes en varios niveles educativos.

En su declaración, la gobernación pasó revista a las violaciones de la ocupación, que fueron las siguientes:

El registro de 40 viviendas a nombre de asociaciones de asentamientos

La amenaza a la presencia de los jerosolimitanos en la ciudad de Jerusalén continuó a medida que la ocupación israelí proseguía con los procedimientos de asentamiento de tierras. En julio, se reveló que 40 viviendas habitadas por 45 familias palestinas en el barrio de Sheikh Jarrah fueron registradas a nombre de asociaciones de asentamiento sin el conocimiento de sus propietarios, y para facilitar las desviaciones, la venta de tierras a colonos israelíes y encubrir a los agentes inmobiliarios. Las autoridades de ocupación emitieron una orden militar que permitía la emisión de certificados de herencia del “Tribunal de la Sharia israelí” en lugar de los tribunales de la Sharia palestina, alegando que protegían al vendedor palestino.

Se intensifican los ataques de los colonos

Los ataques de los colonos contra los residentes y sus propiedades se intensificaron, tras documentar (26) ataques, incluidos (7) ataques físicos.

Asimismo, se informó de (182) heridos con balas reales y de metal recubierto de goma, graves palizas y casos de asfixia como consecuencia del lanzamiento de botes de gas lacrimógeno por parte de las fuerzas de ocupación israelíes. Como resultado, muchos de los heridos fueron trasladados a hospitales para recibir tratamiento, de los cuales (165) se registraron en los barrios de la ciudad de Silwan durante la implementación de las incursiones bárbaras de la ocupación en la ciudad.

Detenciones

La ocupación llevó a cabo unas 190 detenciones contra jerosolimitanos en todas las zonas de la gobernación de Jerusalén, de las cuales 22 fueron durante las celebraciones de los resultados de los exámenes de secundaria en Jerusalén.

Las autoridades y los tribunales de ocupación israelíes impusieron unas 14 sentencias de prisión efectiva contra los detenidos; (7) decisiones de renovar la detención administrativa. Y la emisión de (15) decisiones de deportación, la mitad de las cuales fueron decisiones de expulsión de la Mezquita de Al-Aqsa y la Ciudad Vieja. Los períodos de deportación oscilaron entre dos semanas y seis meses.

Demoliciones
El número de demoliciones durante el mes de julio fue de (13) operaciones; todas ellas fueron ejecutadas por los mecanismos de la ocupación, sin que se registrara ninguna autodemolición, además de llevarse a cabo (6) operaciones de nivelación de terrenos en diversas zonas de la capital ocupada, la mayoría de las cuales tienen como objetivo la ejecución de proyectos de asentamientos israelíes o la ampliación de la vista.

Las cuadrillas del municipio de ocupación también irrumpieron en varios barrios de la capital ocupada y dictaron (86) órdenes de demolición, con el pretexto de no tener licencia. La mayoría de ellas entran en vigor en un plazo de (30 días).

Violaciones y desafíos en la bendita mezquita de Al-Aqsa 

La gobernación de Al-Quds supervisó las violaciones de la mezquita de Al-Aqsa durante el mes de julio. 3.288 colonos irrumpieron en Al-Aqsa desde el lado de la Puerta de los Magrebíes con el apoyo y la protección de las fuerzas de ocupación israelíes, además de 46.673 bajo el nombre de “turistas”. Durante los periodos de incursiones, se impidió a los residentes y fieles palestinos entrar en la mezquita de Al-Aqsa.

Las máquinas de ocupación también continuaron sus excavaciones bajo y alrededor de la Mezquita de Al-Aqsa, provocando la caída de más piedras y polvo en la antigua Mezquita de Al-Aqsa, sin permitir que el Departamento de Dotación Islámica inspeccionara las excavaciones que causaron esto o que las reparara y restaurara, poniendo posiblemente en peligro la existencia del hito histórico y religioso.

Proyectos de asentamiento

Las autoridades de ocupación israelíes tratan de imponer una nueva realidad en la ciudad ocupada de Jerusalén mediante la ejecución de proyectos de asentamiento. Durante el mes de julio, se publicaron 10 proyectos, entre ellos un proyecto de construcción de un centro de visitantes para la judaización en el barrio de Batn al-Hawa, en Silwan, y la expansión de los asentamientos en varios asentamientos de la ciudad de Jerusalén y sus alrededores. Continuación de la aplicación del proyecto de la Gran Jerusalén sobre el terreno mediante la continuación de los mecanismos de ocupación con la ejecución de proyectos de túneles subterráneos con el objetivo de aumentar el número de residentes de los asentamientos facilitando su circulación.

También se revelaron los planes de judaización, que incluyen la ampliación del horario de las incursiones de los colonos en Al-Aqsa y la construcción de un puente fijo en el lado de la Puerta de los Magrebíes, con el objetivo de aumentar el número de extremistas que irrumpen en Al-Aqsa.

Fuente: Days of Palestine