El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó en el informe anual “Los niños y los conflictos armados” que las fuerzas de ocupación israelíes mataron a 78 niños palestinos, mutilaron a otros 982 y detuvieron a 637 en 2021.

“Si la situación se repite en 2022, sin una mejora significativa, Israel debería figurar en la lista”, advirtió Guterres en el informe.

El jefe de la ONU se mostró “conmocionado por el asesinato y las lesiones de niños palestinos por parte de las fuerzas israelíes en ataques aéreos sobre zonas densamente pobladas, mediante el uso de munición real, y por la continua falta de rendición de cuentas por estas violaciones.”

Reiteró su llamamiento a “las fuerzas israelíes para que ejerzan la máxima moderación con el fin de proteger vidas y poner en marcha medidas preventivas, y para que revisen y refuercen sus procedimientos para poner fin y prevenir cualquier uso excesivo de la fuerza contra los niños”, en una advertencia sin precedentes.

Guterres pidió a “Israel que investigue todos los casos en los que se utilizó munición real”, al tiempo que reconocía por primera vez que “hay una falta sistemática de responsabilidad por las violaciones israelíes contra los niños palestinos”.

El informe también destacó la cuestión de los niños palestinos en las cárceles israelíes, donde Guterres subrayó “la necesidad de que Israel se adhiera a las normas internacionales relativas a la detención de niños, y ponga fin a la detención administrativa, los malos tratos y la violencia”.

En su informe, el Secretario General expresó su preocupación por “los crecientes ataques israelíes a las escuelas e instituciones educativas que atienden a los niños”, subrayando la necesidad de proporcionar la necesaria asistencia humanitaria y sanitaria a los niños sin ningún obstáculo israelí.

El informe añadía que al menos 2.425 niñas y 13.663 niños fueron víctimas de violaciones verificadas que incluían secuestros, violencia sexual, ataques a escuelas y hospitales y denegación de ayuda durante los conflictos del año pasado.

Fuente: Days of Palestine