Las autoridades de ocupación israelíes dictaron 242 órdenes de detención administrativa el mes pasado, según informó el domingo el Ministerio de Asuntos de los Detenidos Palestinos.

Los presos recluidos en régimen de detención administrativa no pueden ser acusados ni juzgados, y no se permite a los detenidos ni a sus abogados ver las pruebas contra ellos. Las órdenes pueden renovarse indefinidamente.

El Ministerio indicó que 122 de las órdenes emitidas en noviembre eran renovaciones y 120 eran nuevas. Añadió que desde principios de 2022 se han dictado 2.050 órdenes de detención administrativa.

En la actualidad, el Estado de ocupación mantiene recluidos a unos 830 detenidos administrativos, entre ellos cinco niños y tres mujeres. Ningún detenido administrativo conoce los cargos que se le imputan ni cuánto tiempo permanecerá en prisión.

Fuente: Monitor de Oriente