Israel se embarcó en uno de los mayores robos de tierras al norte de Ramallah, en Cisjordania ocupada, para ampliar los asentamientos ilegales de la zona.

Las fuerzas israelíes se apoderaron de más de 170 mil metros cuadrados de tierra en torno al asentamiento de Shilo, pertenecientes a las aldeas de Qaruyout, Jalud, Turmusayya y Al Mughayyir, todas ellas situadas entre las ciudades cisjordanas de Ramallah y Nablus.

Este paso es la mayor confiscación de tierras destinado a ampliar los asentamientos coloniales y los puestos de avanzada que rodean las aldeas y se produjo en virtud de una orden militar, que las autoridades de ocupación israelíes emitieron el 14 de abril pero que no revelaron hasta que expiró el plazo para presentar objeciones a la orden, a finales de mayo.

A los propietarios de tierras palestinos se les ha negado el acceso a sus tierras programadas para la expropiación como preludio a la expansión del asentamiento de Amichai tres veces su tamaño actual y para legalizar el puesto de avanzada colonial de Adi Ad y anexarlo al antiguo asentamiento.

Fuente: Days of Palestine