Veintinueve demócratas progresistas han instado al gobierno de Biden a que presione a la ocupación israelí para que impida la construcción de un asentamiento entre Jerusalén y Cisjordania, antes de un viaje a la región.

“Escribimos para expresar nuestra alarma por el renovado esfuerzo del gobierno israelí para construir asentamientos en la zona de Cisjordania conocida como E-1”, escribieron los legisladores en una carta enviada al Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken el 1 de julio.

“Como legisladores comprometidos con el objetivo de una paz justa y segura entre Israel y los palestinos, agradecemos a esta administración su trabajo previo para prevenir acciones perjudiciales que nos alejan de este objetivo, incluyendo la exitosa prevención de los planes de asentamiento E-1 que se estaban considerando el año pasado.”

“Le pedimos que siga manteniéndose firme en esta cuestión, especialmente mientras prepara la próxima visita del presidente Biden a la región”.

“El embajador de Estados Unidos en Israel, Thomas Nides, ha calificado los asentamientos propuestos como un “desastre” y ha descrito los esfuerzos de la administración Biden para impedirlo como “a toda máquina”… Nos alegramos de que estos esfuerzos se vieran recompensados con la noticia, este mes de enero, de que el plan de construcción de asentamientos E-1 del gobierno israelí había sido “pospuesto indefinidamente”.”

“Le instamos a que siga insistiendo en la preparación de la visita [del presidente estadounidense Joe Biden, los días 13 y 14 de julio] [a Israel y Cisjordania] en que la construcción de asentamientos en E-1 sigue siendo una línea roja para Estados Unidos y a que utilice todas las herramientas diplomáticas a su disposición para garantizar que Israel no siga avanzando en estos planes devastadores”, añadieron los legisladores en la carta redactada por Mark Pocan y Jan Schakowsky.

Más de dos docenas de demócratas de la Cámara de Representantes enviaron una carta a Blinken en noviembre del año pasado, en la que afirmaban que los asentamientos E1 suponían un “desafío irreconciliable para una solución de paz duradera entre Israel y los palestinos”.

El plan de construcción de unas 3.400 viviendas de asentamientos ilegales en E1 se inició en 2021 bajo el anterior gobierno de Benjamín Netanyahu y, en su momento, suscitó numerosas críticas internacionales.

La construcción en E1 se encuentra en la parte oriental de la Jerusalén ocupada, más allá de los territorios palestinos ocupados por Israel en 1948, y se considera desde hace tiempo una línea roja como punto de no retorno para una posible solución de dos Estados.

La construcción en esta zona de 12 kilómetros cuadrados (4,6 millas cuadradas), que los legisladores describen como “un corredor vital para la vida de los palestinos”, dividiría de hecho Cisjordania por la mitad, impidiendo el tráfico entre las partes norte y sur de Cisjordania y entre Cisjordania y Jerusalén Este, lo que condenaría a un posible Estado palestino.

El presidente y director general de Americans for Peace Now, Hadar Susskind, describió la construcción de asentamientos E1 como “el ejemplo de libro de texto” de las acciones unilaterales que dificultan la consecución de una solución de dos Estados, y afirmó que “es vital que Israel detenga el proceso de aprobación”. Estamos agradecidos al congresista Pocan y a los otros 25 firmantes por su audaz liderazgo contra esto. Espero que la Administración Biden utilice todas las herramientas diplomáticas para evitar que esto ocurra”.

El 18 de julio, el Ministerio de Guerra de Israel tiene previsto celebrar una audiencia final sobre las objeciones a dos proyectos E1 que suman 3.412 viviendas.