El Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Tor Wennesland, ha expresado su alarma por el elevado número de palestinos muertos por las fuerzas israelíes en los territorios palestinos ocupados.

“Estoy alarmado por el deterioro de la situación de seguridad, incluido el aumento de los enfrentamientos armados entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en la Cisjordania ocupada, incluido Jerusalén Este”, dijo Wennesland en un comunicado.

Desde principios de año, señaló Wennesland, “al menos 100 palestinos han muerto, incluidos niños, en medio de un aumento significativo de las operaciones militares israelíes en la Cisjordania ocupada, incluida la zona A”.

“La creciente violencia en la Cisjordania ocupada está alimentando un clima de miedo, odio e ira”.

“Es crucial reducir las tensiones inmediatamente para abrir el espacio a iniciativas cruciales destinadas a establecer un horizonte político viable”.

Wennesland instó a las autoridades israelíes y palestinas a restablecer la calma y evitar una nueva escalada, y dijo que sigue colaborando activamente con ellas.

“La fragilidad de la situación subraya la urgencia de cambiar la dinámica sobre el terreno, al tiempo que se abordan las cuestiones políticas y de seguridad subyacentes que alimentan la actual inestabilidad”.

Las declaraciones de Wennesland se producen el mismo día en que las fuerzas de ocupación israelíes mataron a dos jóvenes palestinos, y un día después de que otros dos palestinos murieran por disparos de las fuerzas.

El Ministerio de Sanidad palestino confirmó que cuatro palestinos, el más joven de 14 años y el mayor de 18, murieron el viernes y el sábado en tres incidentes distintos en las ciudades ocupadas de Cisjordania de Ramallah, Jenín y Qalqilia.

El viernes, Adel Ibrahim Daoud, de 14 años, recibió un disparo en la cabeza cerca del muro del apartheid israelí en Qalqilya, mientras que Mahdi Ladadweh, de 17 años, recibió un disparo en el pecho por disparos israelíes, al noroeste de Ramallah.

El sábado, Mahmoud Al-Sous, de 18 años, recibió un disparo en el cuello y Ahmad Daraghmeh, de 16, fue alcanzado en la cabeza por disparos israelíes durante una gran redada israelí en el campo de refugiados de Jenín.

Fuente: Qudsnen