Ciento treinta y cinco personalidades y varios grupos de derechos humanos enviaron una carta a Karim Khan en la que instan al fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) a que cumpla con su deber y aborde las continuas violaciones del derecho internacional humanitario cometidas por el Estado de Israel contra los palestinos que viven bajo su ocupación.

Entre los firmantes de la carta figuran importantes personalidades del mundo de la política, el derecho y el mundo académico. Han expresado su preocupación por el continuo retraso en la investigación de los crímenes de guerra israelíes desde que Khan tomó el relevo de su predecesora Fatou Bensouda. Bajo el mandato de la anterior fiscal jefe, el 3 de marzo de 2021 la CPI inició una investigación formal sobre los crímenes de guerra cometidos en Palestina.

“Muchos de nosotros esperábamos que la investigación de la CPI, iniciada bajo su predecesor, continuara bajo su liderazgo. Sin embargo, a pesar de las crecientes pruebas de los crímenes cometidos por el régimen israelí, su oficina aparentemente no ha tomado ninguna otra medida”, dijeron los firmantes. “Desde que asumió el cargo de fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, nadie ha sabido nada de usted sobre el caso palestino, mientras que su oficina anunció investigaciones rápidas sobre los presuntos crímenes de guerra cometidos por Rusia durante su actual guerra contra Ucrania, y emitió una orden de detención contra el presidente de Rusia, Vladimir Putin”.

Señalando que hace casi una década que los palestinos pidieron a la CPI que abriera una investigación, los firmantes insistieron en que no hay ninguna razón válida para el retraso. El gobierno de Palestina había pedido por primera vez una investigación de la CPI sobre las denuncias de crímenes “en el territorio palestino ocupado, incluido Jerusalén Este, desde el 13 de junio de 2014, y se convirtió en parte del estatuto de Roma el 1 de abril de 2015”, señalaba la carta.

Expresando aún más su frustración, los firmantes señalaron que el anuncio de Bensouda de abrir una investigación sobre la situación en Palestina se produjo tras la decisión de la Sala de Cuestiones Preliminares el 5 de febrero de 2021, que establece que la jurisdicción de la CPI se extiende efectivamente a Gaza y Cisjordania, incluido Jerusalén Este.

En una lista de presuntos crímenes de guerra israelíes llevados a cabo desde el nombramiento de Khan, la carta mencionaba “el asesinato sistemático de civiles, la construcción en curso de asentamientos, el castigo colectivo, la ocupación indefinida, las leyes dirigidas únicamente contra los palestinos, la confiscación de tierras palestinas por colonos con el respaldo del Estado y el ataque regular de infraestructuras civiles con excavadoras en Cisjordania”.

También se mencionó la incitación a la violencia y al genocidio de palestinos por parte del ministro israelí de Finanzas, Bezalel Smotrich. El ministro israelí de extrema derecha pidió que el pueblo palestino de Hawara fuera “aniquilado” por el gobierno israelí. Sus comentarios se produjeron tras lo que un oficial de las Fuerzas de Defensa de Israel calificó de “pogromo” en la aldea, donde los colonos mataron a un palestino, hirieron a docenas más e incendiaron múltiples viviendas.

Los firmantes hicieron un llamamiento para poner fin a la “impunidad” israelí y pidieron a Khan que diera el “valiente” siguiente paso en la investigación de la CPI. El año pasado, casi doscientas organizaciones palestinas e internacionales representantes de la sociedad civil pidieron a Khan que pusiera fin a la dilación de la CPI; éste anunció que visitaría Palestina este año, pero no se han dado a conocer más detalles sobre dicho viaje.