El ministerio de Relaciones Exteriores condenó la negativa de los tribunales israelíes a retirar los edificios construidos recientemente en el asentamiento ilegal israelí de Eli, subrayando que los tribunales y el poder judicial israelíes son parte integrante del régimen de ocupación y asentamiento israelí en los territorios ocupados.

En un comunicado de prensa, afirmó que “esto refleja que las decisiones de los tribunales israelíes se basan en la política y no en la legislación pertinente”.

El ministerio instó a la Corte Penal Internacional a asumir su responsabilidad en la emisión de órdenes de detención contra funcionarios israelíes cómplices del crimen de los asentamientos.