La primera ministra británica, Liz Truss, afirmo ante los “Amigos Conservadores de Israel” que es una “gran sionista y una gran defensora de Israel”, y prometió una vez más que “llevará la relación entre el Reino Unido e Israel a un nivel superior”.

Truss se hizo eco de sus anteriores comentarios sobre la prohibición de que el régimen iraní adquiera armas nucleares, junto con su apoyo al controvertido proyecto del Memorial del Holocausto de Westminster.

Añadió: “En este mundo -en el que nos enfrentamos a las amenazas de regímenes autoritarios que no creen en la libertad y la democracia- dos democracias libres, el Reino Unido e Israel, deben permanecer hombro con hombro y estaremos aún más cerca en el futuro”.

Las declaraciones de la primera ministra se producen a los pocos días de su anuncio de que está sopesando el traslado de la embajada británica de Israel en Tel Aviv a la ciudad ocupada de Jerusalén, una decisión que seguiría a la provocadora medida del expresidente estadounidense Donald Trump.

Truss informó al primer ministro israelí, Yair Lapid, de la medida durante una reunión en la cumbre de las Naciones Unidas en Nueva York el 21 de septiembre.

Una portavoz del gobierno británico no identificada dijo que Truss informó a Lapid “sobre su revisión de la ubicación actual de la embajada británica en Israel”, según los informes de prensa.

Hace dos meses, durante su campaña para el liderazgo del Partido Conservador británico, Truss dijo a los Amigos Conservadores de Israel que revisaría la decisión del Reino Unido de permanecer en Tel Aviv si se convertía en la líder británica.

“Entiendo la importancia y la sensibilidad de la ubicación de la embajada británica en Israel. He tenido muchas conversaciones con mi buen amigo el primer ministro Yair Lapid sobre este tema”, dijo.

La embajadora de Israel en Londres, Tzipi Hotovel, también asistió al acto del domingo, en el que sugirió que debería llevarse a cabo una “revisión” de la ubicación de la embajada británica.

Dijo en el acto repleto de gente: “Nada puede ser más significativo para mostrar la amistad entre Israel y el Reino Unido que este paso”.

“Sólo hay una capital para el Reino Unido, que es Londres. Sólo hay una capital para Israel, Jerusalén”, continuó.

“Durante los últimos dos mil años, ha sido Jerusalén, siempre nuestro hogar espiritual. No podemos ignorar la verdad histórica”, afirmó Hotovel.

Afirmó que la decisión de Estados Unidos de trasladar su embajada a la Jerusalén ocupada “promueve la paz”.

Fuente: Qudsnen