El Club de Delfines de Gaza ha creado un campamento para niños con autismo con el fin de ayudarles a enfrentarse a su miedo al agua y mejorar su capacidad de interacción, trato e integración en la sociedad.

Debido a la escasa financiación, cada dos niños tienen un entrenador designado que les facilita la entrada al agua. El evento de seis días ha tenido tanto éxito que los padres piden que se amplíe.

Informaron de que sus hijos se habían beneficiado del campamento, sus cuerpos se habían fortalecido y su ritmo cardíaco y niveles de actividad habían mejorado.

El campamento también proporcionó a los niños un entorno seguro para aprender más y enfrentarse a su entorno, dijeron.