Nahil Bishara es una artista pionera en Palestina, a menudo olvidada, conocida por sus pinturas de estilo impresionista con colores vivos y pinceladas que representan el folclore palestino, paisajes y arreglos florales. Nahil era experta en muchos campos, como la escultura, el diseño y la artesanía, con encargos notables como un busto del Papa Pablo VI regalado en nombre del Reino Hachemita con motivo de la visita del Papa a Jerusalén en 1964.

Nahil fue una de las pocas artistas palestinas de principios del siglo XX que recibió educación artística formal, lo que queda patente en sus pinturas abstractas y expresionistas, a diferencia del realismo de los artistas contemporáneos de su época. Experimentó libremente con diferentes pinceladas y técnicas en el estallido de flores y toques de color que evocan sentimientos y recuerdos de la flora y los paisajes palestinos.

Desde muy joven, Bishara demostró su talento para la pintura y su determinación para estudiar arte. Impresionado por su talento, W.A. Stewart, funcionario del Mandato Británico, le ofreció enviarla a Inglaterra a estudiar arte, pero con los peligros de la Segunda Guerra Mundial y la separación de su familia, sus padres restringieron sus viajes. En aquella época, la Escuela de Arte Bezalel era la única academia de Jerusalén que ofrecía estudios de arte, aunque sólo admitía estudiantes judíos.

Tras un acuerdo excepcional hecho posible por Stewart, Nahil se convirtió en la primera palestina admitida en Bezalel, asistiendo a varios cursos entre 1942 y 1944. Su educación no se detuvo ahí, y su convicción de viajar se hizo realidad, aventurándose a Perugia en Italia e incluso a Chicago para estudiar escultura y decoración de interiores respectivamente.

Fue una defensora de las artes y la cultura en la ciudad; formó parte del Consejo de Administración del museo de folclore palestino en el Museo Rockefeller, dirigió la creación de un centro de conservación de artes y oficios locales para enseñar a los estudiantes artes aplicadas, así como la reactivación de fábricas del antiguo arte del soplado de vidrio en Hebrón. Las obras de Bishara se encuentran en las colecciones del Museo Vaticano, el Museo Nacional de Jordania, Dar El-Nimer para las Artes y la Cultura (Líbano), el Museo de la Universidad de Birzeit (Palestina) y el Banco de Palestina.

El talento artístico de Nahil Bishara quedó patente al terminar el bachillerato. Al no poder aprovechar la oportunidad de obtener una beca en el Reino Unido, se le permitió matricularse en varias clases en la Escuela de Arte Bezalel de Jerusalén, donde estudió entre 1942 y 1944. Posteriormente estudió diseño de interiores en Chicago y escultura en Italia con Amore Maribelli. Participó activamente en la escena artística local y en la cultura de la comunidad dando conferencias sobre arte moderno.

Formó parte del consejo de administración del Museo del Folclore de Jerusalén y participó en la creación de un centro para la conservación de la artesanía local que formaría a estudiantes en artes aplicadas. Al igual que otros artistas palestinos pioneros, no sólo era pintora, sino también artesana especializada en cerámica y vidrio. Entre sus importantes encargos figuran la entrada de la YMCA de Jerusalén Este y un busto del Papa Pablo VI que le fue regalado en nombre del Gobierno jordano durante su visita en 1964. Más tarde recibiría una condecoración especial de la Iglesia Católica por su arte.