Varios palestinos han resultado heridos hoy en un ataque de colonos al sur de Hebrón, según el activista local, Rateb Jabour, quien afirma que decenas de israelíes atacaron una concentración organizada en protesta por la expulsión forzosa de unos 1.300 palestinos que viven en doce pueblos o aldeas que componen la zona de Masafer Yatta, lanzando piedras a los participantes.

Recientemente, el máximo tribunal israelí dio luz verde al ejército para expulsar por la fuerza a los palestinos que viven en doce aldeas o caseríos que componen la zona de Masafer Yatta, cuya principal fuente de ingresos es la ganadería, lo que supone una de las mayores expulsiones llevadas a cabo por el Estado de Israel en las últimas décadas.

Situada en la zona C de Cisjordania, bajo pleno control administrativo y militar israelí, la zona ha sido objeto de repetidas violaciones israelíes por parte de colonos y soldados contra su principal fuente de vida: el ganado.

Desde la década de 1980 ha sido designada como zona militar israelí cerrada para el entrenamiento y, en consecuencia, se la conoce como Zona de Tiro 918.

Las violaciones israelíes contra la zona incluyen la demolición de establos, casas y estructuras residenciales. Israel no concede permisos de construcción a los palestinos de la zona.

La “Administración Civil” es el nombre que Israel da al organismo que administra su ocupación militar de Cisjordania.

Los soldados de la oximorónicamente llamada Administración Civil determinan dónde pueden vivir los palestinos, dónde y cuándo pueden viajar (incluso a otras partes de los territorios ocupados como Gaza y Jerusalén Este), si pueden construir o ampliar sus casas en su propia tierra, si son dueños de esa tierra, si un colono israelí puede tomar esa tierra, entre otras cosas.

Fuente: WAFA